¡Zombi Volumen Aurora llega en un mes!

Zombi Volumen Aurora

Incontables zombis han muerto para poder traeros esta obra, supervivientes. ¡Zombi Volumen Aurora está disponible por fin!

Podéis adquirir la copia física en soporte papel por 19,99€ vía Amazon: https://www.amazon.es/dp/1980707030

También puede leerse la copia digital y comprarse por 2,99€ en mi página web de autor: https://josecentenopoveda.es/libros

Los que decidáis apoyarme en Patreon, tenéis acceso a la descarga de la versión de alta calidad del PDF y las portadas a partir del "Tier Gritón" y al envío sin coste adicional de la obra en soporte papel los de "Tier Ácido" y superior.

jueves, 15 de junio de 2017

Top 5 de lugares donde pasar las vacaciones

¡Compañeros supervivientes!

Arrancan las vacaciones de verano y algunos no quieren renunciar a ellas tras el apocalipsis... Ahora que no hay que pagar facturas incluso pueden servir para encontrar ese pequeño rincón del mundo que hacer propio. Os traigo una guía de recomendaciones para quienes estéis os estéis planteando desplazaros para disfrutar del estío.

5.- Islas
Mucha gente considera las islas bastiones seguros y casi inexpugnables por la enfermedad. Ese es el primer problema, mucha gente se habrá lanzado a recolonizarlas en busca de la autoprometida seguridad. Y esta podría ser cierta en el caso de archipiélagos recónditos y despoblados; pero nuestro país no posee demasiadas islas lo suficientemente grandes como para sobrevivir en ellas, y además apartadas de la costa; y las que hay están ya aprovechadas y bien provistas de pueblos o ciudades. En nuestro caso particular, las islas son versiones a pequeña escala del problema de la península.
Contrario a lo que algunos piensan, es extraño que el mar trague a los zombis, rara vez éstos se aventuraran mucho en las aguas, si no es persiguiendo alguna embarcación que huya, y de hacerlo, acabarán arrastrados por olas, corrientes y mareas de nuevo hacia la costa, a algún punto aleatorio no demasiado lejano del que partieron. Las líneas de costa actúan en efecto como un método de redistribución comunista de zombis. Y como tal, como si de un fenómeno osmótico se tratara, de esperar algo, cabe esperar que a las islas lleguen zombis de las grandes masas de tierra y no al contrario.
No obstante, el hecho de que sea un problema a menor escala no es nada desdeñable. La densidad de población en ellas cuando todo ocurrió era mucho menor que en las grandes urbes peninsulares, y dado que ya había acabado el periodo de vacaciones, hay cientos de apartamentos vacíos que "okupar" (¡Anarquía y cerveza fría!). Costas prístinas en las que bañarse con cuidado, pesca accesible, cultivos, temperaturas paradisíacas, infraestructuras médicas y de entretenimiento... y todo por un precio en zombis mucho más bajo que al otro lado del charco. Seguro que encontraréis en ellas un lugar justo donde compensar esfuerzo por la supervivencia y distracción veraniega.
Un último consejo, intentad habitar lo más adentro de la línea de costa que podáis, para evitar el descontrol marítimo de los zombis, tener equidistantes todos los puntos de la isla y reducir el riesgo del saqueo por piratería.

Preparativos: Barca para transportarse, comida y bebida para el viaje y algunos días más en la isla, armas de fuego de, al menos, bajo calibre, grupo de entre cuatro y veinte personas, mapas y herramientas de navegación, alguien que sepa navegar.

Pros: Diversión casi de pre-apocalipsis garantizada, paisajes entre la montaña y el mar que contemplar, noches plácidas, disponibilidad de otros supervivientes para fraguar alianzas.

Contras: Riesgo muy alto de encuentros con los zombis, riesgo moderado de conflicto con otros humanos, dificultad de escape, posible superexplotación de los recursos disponibles, viaje hasta el lugar.

4.- Sierra
Ha sido habitual en la historia, ante crisis terribles, que la gente haya escapado al campo. En el caso de esta plaga, a menos gente concentrada, menos fácil es encontrarse con zombis. Pero las llanuras, los valles y las tierras de la meseta en general siguen siendo lugares donde los no-muertos pueden desplazarse con relativa facilidad, y realmente quedan pocos sitios en nuestro país que no estén a unos pocos kilómetros de algún pueblo habitado, si no una ciudad... Por supuesto los muertos vivientes no tienen por qué ir nunca justo hacia donde estéis, pero estas guías se basan en quitar la suerte lo máximo posible de la ecuación de la supervivencia. Por eso, "tirar pa'l monte" es una excelente forma de intentar disfrutar de esta hermosa época del año.
Los terrenos agrestes y escarpados son barreras naturales muy difíciles de superar para la mayoría de los tipos de zombi. Por eso, cuanto más se pueda profundizar en las montañas e interponer, a ser posible, varios picos entre los terrenos planos, mejor; los caminos son enemigos en estas circunstancias, dado que pueden actuar incluso como autopistas para los infectados, sin otras direcciones por las que moverse distintas de seguirlos, así que en ellos es donde se pueden esperar las mayores concentraciones. Cuanto más inaccesible el lugar, más difícil es que haya acabado alguno perdido por allí. Convendrá estudiar en un mapa el lugar al que dirigirse y los riesgos de las poblaciones más cercanas.
Sin embargo, lo que esta elección quita de peligros de supervivencia zombi, los intercambia por la dureza de la supervivencia rural. Por este motivo, salvo que seáis scouts condecorados, expertos cazadores y capaces de cultivar o distinguir vegetales comestibles, necesitaréis de hacer incursiones en las villas locales para conseguir reaprovisionaros de cuanto quede sin pudrir. Y también necesitaréis algún lugar donde dormir.
La situación ideal sería poseer o conocer de una casa muy apartada, apenas accesible por rutas de vehículos, ubicada en alguna posición de control sobre las laderas, y distante ni de muchos ni de pocos kilómetros de varias aldeas en las que reabastecerse. De ahí toda la gama hasta la tienda de campaña a los pies de algún pico, en medio de la nada... Dormir al raso está totalmente desaconsejado.
Una última advertencia. Pasar demasiado tiempo sin contacto con los zombis puede desacostumbrar el sentido de alerta constante, e incluso debilitar las fortalezas y valentías mentales adquiridas al haberse expuesto a ellos, volviéndolos de nuevo muy impactantes. El superviviente que escoja esta opción debería tener esto en cuenta y mentalizarse a diario de que el apocalipsis sigue presente.

Preparativos: Vehículo todoterreno, comida, bebida y útiles de primera necesidad para cubrir al menos dos o tres semanas, como mínimo armas confiables para el cuerpo a cuerpo, mapas precisos del área, grupos mínimos de tres personas y no más de diez, prendas de abrigo, herramientas de orientación y supervivencia, condición física óptima.

Pros: Muy baja probabilidad de encontrar no-muertos, riesgo muy bajo de conflicto con otros humanos, belleza del paisaje, temperaturas frescas, entretenimientos variados y saludables, facilidad de encontrar agua.

Contras: Falta de recursos fiables, frío, terreno extenuante, fauna salvaje, riesgo de accidentes, inviabilidad de encontrar auxilio en necesidad, perderse, viaje hasta el lugar.

3.- Barca
No estamos hablando de una lancha, ni menos de algo que funcione con remos. Pero tampoco de un barco de varias plantas insostenible y poco práctico para vivir; sino de un pesquero o un yate.
La ética es una de las cosas que nos conserva humanos. Plantéate estas vacaciones sólo si posees una o sabes de alguien que... ya no la va a necesitar; coger una al azar en un puerto puede ser quitársela a su dueño para cuando la necesite. Y por supuesto necesitas contar con alguien que sepa bien cómo moverse en los mares.
Pero si dispones todo esto, ¡no lo dudes!, ¡vive el sueño y lánzate a la mar! Pasa el calor durmiendo mecido por los vaivenes, disfrutando de baños tranquilos en altas aguas, contemplando las olas de plata en la noche...
En barca podrás pescar la mayor parte de la comida que necesites, y el encuentro con zombis es casi imposible en medio de la nada salada. Sin embargo, ten en cuenta que habrás de visitar la costa en busca de combustible, repuestos y alimentos más variados que los peces, y que cuando lo hagas no sabrás en qué circunstancias estará el lugar al que te aproximes, ni quién pueda estar vigilando... Por ello es recomendable que intentes anclar en calas y lugares apartados, e incluso montar en la embarcación algún vehículo pequeño, como motos o bicis.
La piratería es un problema cada vez más creciente por grupos no pacíficos que han buscado también refugio en el mar o haciendo pequeños enclaves de costa a costa, así que necesitarás armamento del calibre suficiente como para repeler una embarcación, o al menos, hacer poco atractivo el asalto de la tuya.
Recuerda que las aguas pueden tener zombis soltando materia infectada bajo el secreto de su azul insondable, así que procura no tragarla, no bañarte con heridas abiertas y secar todo el pescado antes de cocinarlo bien. ¡No uses redes de arrastre!

Preparativos: Comida y bebida para el viaje, armamento automático y munición abundante, herramientas de supervivencia, pesca, navegación y vigilancia a distancia (catalejos, prismáticos o telescopios de bajo aumento), grupo de entre cuatro y doce personas, saber cómo construir un alambique solar...

Pros: Probabilidad de encuentro con zombis muy baja (salvo durante las paradas), comida y agua renovables, amplio tiempo de ocio y comodidades, temperaturas suavizadas, intimidad, libertad de movimiento y huida.

Contras: Paisaje monótono y poco que hacer, alto riesgo de conflicto con otros humanos, dependencia de combustible, dificultad para encontrar ayuda en caso de necesidad, riesgo bajo climático.

2.- Plantación
¿Siempre te has preguntado cómo sería vivir esa experiencia cercana a la naturaleza, sin preocupaciones, comiendo de lo que uno produce? ¡No esperes más! Si el apocalipsis no te convence de abandonar la vida urbanita y relajarte una temporada viviendo de la tierra, nada lo hará.
Las regiones sur y este del país están llenas de amplias propiedades valladas para evitar los robos, cultivadas con varias especies ya adaptadas al clima y terrenos arados, con cobertizos aptos para la vida. Ve con tu familia y toma el relevo, no solo tendrás un medio sostenible de vida, sino que asegurando que no se echen a perder, ayudarás a combatir la plaga sin exponerte a las balas o los mordiscos, esperando a alimentar a los refugiados cuando llegue el momento; y dada la amplitud de estos lugares preparados para una comercialización sistematizada, aunque lleguen los dueños no tendréis problemas en compartir el espacio y los bienes.
Las granjas no serán, hasta que escasee la comida envasada, un objetivo prioritario de ataque de los saqueadores, e incluso podréis negociar con ellos aproximaciones no violentas dada la abundancia de los cultivos. Situadas a las afueras o en tierra de nadie, solo cabe temer las hordas de zombis en movimiento y los ocasionales descarriados, para evitarlos tendréis que tener cuidado de mantener un perfil bajo, sobre todo en la oscuridad de la noche, y nutrir de vigilantes semipermanentes que chequeen los perímetros y puedan alertar antes de que un problema se abalance sobre vosotros.
¡Y si logras añadir animales como gallinas y vacas al conjunto, tendrás abono y bienes de primera calidad! Podrás sentirte en comunión con tus orígenes y disfrutar de las tardes a la fresca descansando dignamente del trabajo bien hecho.

Preparativos: Comida y bebida para el viaje, conocimiento de la labor o manuales de trabajo, acceso a maquinaria propia o cercana al recinto a habitar, estudio de los mapas y riesgos cercanos (evitar cultivos junto a grandes ciudades), herramientas muy variadas, condición física aceptable, grupo de seis o más personas.

Pros: Recursos sostenibles y sedentarios, posibilidad de comercio, tranquilidad, disfrute de actividades naturales, relación con animales y el planeta.

Contras: Probabilidad moderada de encuentros con zombis, probabilidad moderada de conflictos con personas, trabajo físico intenso, poca variedad de entretenimiento, jornadas calurosas.

1.- Castillo
En serio... tenemos dos comunidades que se llaman "Castilla" por algo. ¡Aprovéchalos! Siéntete como un lord medieval, protegido entre los gruesos muros de roca a prueba de artillería, disfruta de los paseos en paisajes naturales, o cerca de pueblos en los que reabastecerte y entablar relaciones feudales (pero amables) con los lugareños, readapta las tierras que te rodeen para el cultivo... Transforma poco a poco una no demasiado ruinosa fortaleza en una bastión que luzca con su brillo de antaño. "¿Zombis?, ¿eso que está tras los muros? ¡Bah! ¡Manda a los caballeros a que hagan una limpieza".
Normalmente las tierras que lo rodeen deberían de ser compatibles con su cultivo; no están cerca de grandes poblaciones casi nunca y si han sido mantenidos o han tenido suerte conservan unas estructuras y cimientos que ni humanos ni zombis podrán atacar fácilmente. Si además te sonríe la fortuna, podrás encontrar en ellos, o en los museos locales próximos, armas y armaduras de calidades excelentes en comparación con esos palos con pinchos que venías utilizando. Ya han sido diseñados para ser térmicamente estables, ni demasiado calientes ni fríos, la cantidad de juegos y distracciones que se puedan organizar en ellos encuentran su límite en la imaginación de los participantes, permiten acoger a grandes números de personas y suelen disponer de entornos hermosos cercanos y de relativamente difícil acceso.
Aunque no esperes ser el único al que se le haya ocurrido la idea... Intentad acoger a gente que os ayude a ser un grupo aún más fiable y poderoso.

Preparativos: Mapas y conocimientos de los entornos. Armas, al menos, de bajo calibre,  comida y bebida para varias semanas o incluso algún mes, grupo de al menos diez personas capaces de trabajar, vehículos con capacidad para ir transportando bienes, materiales, y herramientas hasta el castillo.

Pros: Experiencia de rol íntima, diversiones múltiples, tranquilidad y seguridad, paisajes de cierto valor visual, recursos semi-sostenibles, probabilidad baja de encuentros con zombis.

Contras: Probabilidad moderada de conflictos con humanos, largo periodo de acondicionamiento y trabajo físico intenso, dificultad para la huida ante un problema insalvable, dificultad de adaptación de las estructuras a la vida moderna, larga dependencia de los recursos iniciales.



Los que aún tengáis medios para hacer llegar vuestro mensaje, enviad otras recomendaciones que puedan servir al resto de supervivientes para pasar unas mejores vacaciones.
Suerte...

El Narrador.

4 comentarios:

  1. Yo me apunto al retiro del castillo, me parece de lo más inquietante, y seguro por otra parte para combatir la amenaza zombi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y desde allí se puede organizar una resistencia local! ;)

      Eliminar
  2. Compro.

    Solo una pregunta, hace falta reserva o se puede ir sin avisar. Lo digo porque como últimamente no pillo señal, y cooreos y telégrafos también están de capa caída ultimamente, no quisiera llegar y encontrarme con un panorama... cómo decirlo... poco aliciente.

    Buena entrada, muy divertida.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente parece que las políticas de reservas han vuelto a ser como en los cines de antaño, "el primero que llega se sienta en la butaca que encuentre que le guste más".

      Prueba a hacer barridos de frecuencias de radio conforme te vayas acercando, puede que haya grupos de supervivientes transmitiendo que sepan más de la situación.

      Me alegro de que te haya gustado ;)

      Eliminar