¡Zombi Volumen Aurora llega en un mes!

Zombi Volumen Aurora

Incontables zombis han muerto para poder traeros esta obra, supervivientes. ¡Zombi Volumen Aurora está disponible por fin!

Podéis adquirir la copia física en soporte papel por 19,99€ vía Amazon: https://www.amazon.es/dp/1980707030

También puede leerse la copia digital y comprarse por 2,99€ en mi página web de autor: https://josecentenopoveda.es/libros

Los que decidáis apoyarme en Patreon, tenéis acceso a la descarga de la versión de alta calidad del PDF y las portadas a partir del "Tier Gritón" y al envío sin coste adicional de la obra en soporte papel los de "Tier Ácido" y superior.

jueves, 23 de noviembre de 2017

Volumen Aurora - Capítulo 3 - Libro de Álvaro (Episodio 8)

Patreon

Volumen Aurora:
Prólogo
Episodio 1 - Capítulo 1, Libro de Danko
Episodio 2 - Capítulo 1, Libro de Álvaro
Episodio 3 - Capítulo 2, Libro de Andrea
Episodio 4 - Capítulo 2, Libro de Diana
Episodio 5 - Capítulo 3, Libro de Merlo
Episodio 6 - Capítulo 3, Libro de Carla
Episodio 7 - Capítulo 3, Libro de Hugo
Episodio 8 - Capítulo 3, Libro de Álvaro
Episodio 9 - Capítulo 4, Libro de Adán
Episodio 10 - Capítulo 4, Libro de Danko
Episodio 11 - Capítulo 4, Libro de Diana
Episodio 12 - Capítulo 5, Libro de Esteban  
Episodio 13 - Capítulo 5, Libro de Álvaro
Episodio 14 - Capítulo 5, Libro de Hugo  

       
Capítulo 3 – Hogar, dulce hogar

"Le plaisir délicieux et toujours nouveau d’une occupation inutile" – Henri de Régnier.




Libro de Álvaro
15/10/2012; 08:15 – Buenatarde                      Población humana viva: 2.749.807.600




Suavemente, después de, cree, una hora “despertabundo”, se incorpora levantando la cabeza de Diana con una mano y volviéndola a depositar, colocando un cojín debajo con la otra. La muchacha protesta en algún idioma ancestral y arcano, enredándose en sí misma y regresando a una respiración profunda pocos segundos después.
Bosteza casi sin proferir aullido y se estira erguido, crujiéndose la espalda y hombros parsimoniosamente, mirando casi confundido al entorno que lo rodea.
Centra su atención en la shisha contemplativamente, ya sin siquiera ascua humeante. Perezoso arrastra los pies hasta la cocina; consciente de que en ella seguirá habiendo lo mismo que había: nada que le apetezca. Pero tiene hambre y confía en que estar allí le confiera apetito por algo concreto.
Dentro, cansinamente, acaba echando mano de una pera ligeramente pasada de madura y de la mitad de la última naranja, por si a Diana le apeteciera la otra mitad; ha demostrado ser más frugívora que él. Dentro de no desear ninguna de las dos cosas, hubiera tenido más ganas de unas galletas; pero precisamente, dado que ninguna de ambas opciones lo tentaban demasiado, ha optado por ser utilitario y consumir primero de lo más perecedero que regalarse un capricho insatisfactorio… además está la ventaja del valor nutritivo de la fruta… En fin… no se le pueden pedir peras al olmo… Vaya un chiste con un doble sentido más malo.
Se siente feliz. Una felicidad que denominaría… química… en el sentido de que sin demasiada justificación se encuentra simplemente bien, casi alegre, casi como achacable más a su cerebro que a las circunstancias. Concluye que seguramente se deba a la combinación de los largos días caminando culminados en un buen reposo por fin; al haber disfrutado de una cachimba; al alcohol ingerido y seguramente todavía en su sistema; a contar con una compañía tan refrescante de jovialidad como Diana… Y finalmente se encoge de hombros y sacude la cabeza discretamente sonriente, sintiéndose de repente también como un observador testigo de sí mismo, que gesticulase sin verdadera razón para su propia audiencia.
Se saborea la lengua contra labios y dientes. Tiene la boca pastosa e intuye un mal regusto que seguramente esté haciendo de su aliento un arma biológica ahora mismo. No se ha cepillado los dientes desde que salió de su casa. Va al cuarto de baño de arriba. Haber cogido un cepillo de dientes propio habría sido una idea de astucia sin precedentes que decide no echarse en cara por su ausencia. Resignado, sólo un poco asqueado gracias a sus escasos escrúpulos, toma de un vaso de plástico junto al lavamanos el cepillo que, a ojo, parece más “limpio”, y lo frota, sin demasiada confianza en la lógica de sus actos, contra la pastilla de jabón por un buen rato; dejando que le corra abundante agua por encima, hasta quedar satisfecho, y procede a lavarse la boca.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Volumen Aurora - Capítulo 3 - Libro de Hugo (Episodio 7)

Patreon

Volumen Aurora:
Prólogo
Episodio 1 - Capítulo 1, Libro de Danko
Episodio 2 - Capítulo 1, Libro de Álvaro
Episodio 3 - Capítulo 2, Libro de Andrea
Episodio 4 - Capítulo 2, Libro de Diana
Episodio 5 - Capítulo 3, Libro de Merlo
Episodio 6 - Capítulo 3, Libro de Carla
Episodio 7 - Capítulo 3, Libro de Hugo
Episodio 8 - Capítulo 3, Libro de Álvaro
Episodio 9 - Capítulo 4, Libro de Adán
Episodio 10 - Capítulo 4, Libro de Danko
Episodio 11 - Capítulo 4, Libro de Diana
Episodio 12 - Capítulo 5, Libro de Esteban  
Episodio 13 - Capítulo 5, Libro de Álvaro
Episodio 14 - Capítulo 5, Libro de Hugo  

       
Capítulo 3 – Hogar, dulce hogar

"Le plaisir délicieux et toujours nouveau d’une occupation inutile" – Henri de Régnier.



Libro de Hugo
23/10/2012; 02:23 – Embalse Colleja                            Población humana viva: 2.412.016.903




El suelo está viscoso. El suelo está viscoso. Quiere vomitar. El suelo está viscoso. “Hugo, ¡dame la pistola!”. Pistola. El suelo está viscoso… Sabe que debe sobreponerse… pero ese hedor. Ese pringue… Va a volver a echarla… y la echa.

Están abriendo la segunda puerta. Carla parece estar fatal. Uno le grita que pare, el otro que siga… ¡¿Qué cojones es esa cosa?! ¡Han pasado a la sala donde está! Busca con la mirada a Abigaile. Parece petrificada apuntándola…

—Gracias. Ahora… es mío el daros una elección. Matadme, o liberadme. O lo contrario os mataré a todos.

—¿Qué dices Esteban?

—¿Cómo te llamas, criatura? —Silencio breve—. Soy Cuarentaisiete.

Danko se ha apoyado contra una pared abrazándose la mano descuajaringada. Parece muy dolorido. ¿Qué le ha pasado? Ha sonado antes un golpe… ¿Esteban? No se ve capaz de hablar. Nota el brazo de su novia sosteniendo parte de su peso. ¿Iba a desplomarse? Sus piernas le tiemblan. Sabe que debe de estar blanquísimo. La repugnancia le sienta fatal siempre… pero aquello es distinto. Es demasiado real. Menos mal que ella lo conoce bien.

viernes, 10 de noviembre de 2017

¡SORTEO EXCLUSIVO por el evento Héroes del Cómic!

Heroes del Cómic han hecho un gran esfuerzo para poder llegar a Madrid pese a la plaga. Por esto en Zombi Tea Party nos hemos hecho con dos ejemplares que, esperamos, os puedan ayudar a sobrevivir, o al menos amenizaros estos días difíciles.

Tenemos una copia de "Los Muertos Vivientes - Días Pasados" y de "Los Muertos Vivientes - Guía de Supervivencia" y queremos compartirlas con vosotros.










































jueves, 2 de noviembre de 2017

Volumen Aurora - Capítulo 3 - Libro de Carla (Episodio 6)

Patreon

Volumen Aurora:
Prólogo
Episodio 1 - Capítulo 1, Libro de Danko
Episodio 2 - Capítulo 1, Libro de Álvaro
Episodio 3 - Capítulo 2, Libro de Andrea
Episodio 4 - Capítulo 2, Libro de Diana
Episodio 5 - Capítulo 3, Libro de Merlo
Episodio 6 - Capítulo 3, Libro de Carla
Episodio 7 - Capítulo 3, Libro de Hugo
Episodio 8 - Capítulo 3, Libro de Álvaro
Episodio 9 - Capítulo 4, Libro de Adán
Episodio 10 - Capítulo 4, Libro de Danko
Episodio 11 - Capítulo 4, Libro de Diana
Episodio 12 - Capítulo 5, Libro de Esteban  
Episodio 13 - Capítulo 5, Libro de Álvaro
Episodio 14 - Capítulo 5, Libro de Hugo  

       
Capítulo 3 – Hogar, dulce hogar

"Le plaisir délicieux et toujours nouveau d’une occupation inutile" – Henri de Régnier.



Libro de Carla
14/10/2012; 09:10 – Embalse Colleja                            Población humana viva: 2.809.315.586



Se despierta por la claridad que entra desde las ventanas, abrazadita a la espalda de Esteban, y se le dibuja una leve sonrisa. Le da un beso suave en la nuca y se separa lentamente, procurando no revolver para no despertarlo.
Dado que las literas sólo están separadas de los baños y el comedor por un umbral sin puerta, pareciera que todos hubieran llegado a un acuerdo tácito de irse fuera si amanecían madrugadores, hasta que llegara una hora decente para ir haciendo ruido.
Se levanta y estira, crujiéndose los huesecillos calmadamente. Ojea las camas ocupadas y las vacías. En la de Yoni y Andrea sólo está, a pierna suelta, el niño. Esa noche ha hecho un poco más de agradable calor que las anteriores. Tampoco está Merlo en la suya. De la otra pareja sólo queda Hugo, y parece más remoloneando que verdaderamente durmiendo.
Paco evidencia su presencia roncando con una manta echada sobre la mesa de la cocina, frente a una botella casi por completo vacía. Los demás siguen acostados.