¡Zombi Volumen Aurora llega en un mes!

Zombi Volumen Aurora

Incontables zombis han muerto para poder traeros esta obra, supervivientes. ¡Zombi Volumen Aurora está disponible por fin!

Podéis adquirir la copia física en soporte papel por 19,99€ vía Amazon: https://www.amazon.es/dp/1980707030

También puede leerse la copia digital y comprarse por 2,99€ en mi página web de autor: https://josecentenopoveda.es/libros

Los que decidáis apoyarme en Patreon, tenéis acceso a la descarga de la versión de alta calidad del PDF y las portadas a partir del "Tier Gritón" y al envío sin coste adicional de la obra en soporte papel los de "Tier Ácido" y superior.

lunes, 11 de junio de 2018

“¡Griiiiiberg!”. (¡¿Qué eres?!)

HISTORIA DE PEDRO:
Episodio 1
Episodio 2
Episodio 3 
-

EPISODIO4

De repente no ve, porque hay mucha luz. El, ¿aire?, lo empuja muy fuerte y lo levanta del suelo contra la pared recta de una de las cosas cuadradas de piedra. Cosas… ¿casas?
Los otros como “éls” salen volando a su lado. Él va a parar contra una de las paredes invisibles que hay en la parte de debajo de la cosa y la rompe. Golpea contra algo suave que también se rompe. Rueda, y arriba y abajo son… difíciles. Su cuerpo, ¿cruje? Su brazo marcado que ya no funciona se le cae. Su boca sabe a sangre que no es comida.
—“¡Laaaaaaaaaar!”. (¡¿Qué quieres?!). —Mira por la… ¡ventana!
Hay fuego lejos. Mucho. Y viene humo. Mucho.
—“¡Laaaaa…!”. (¡¿Qué…?!).
“¡El humo es malo!”, se sorprende. Corre detrás de la puerta. Hay un pasillo estrecho de piedra. El humo entra y todo es negro. Todo tiembla. Hay muchísimo ruido y no puede quedarse de pie. Da con la barriga contra el quicio y hay mucho más ruido.
¡La piedra se cae! ¡Hay humo negro y humo gris! Todo tiembla… Su pelo… ¿arde?
Y ya nada hace ruido. Luego vuelven a sonar cosas pequeñas que se caen de algún sitio y vuelve a no haber ruido. Y vuelven a sonar cosas que crujen y se caen.
Mira. El fuego está muy arriba. Hay una montaña nueva. Humo. Son… la misma… cosa… Ya no hay tanto polvo alrededor… La casa de piedra ya no está. Hay varios troncos de casa en pie, en los quicios, en alguna… esquina…
La puerta sobre su cabeza sigue ahí y hay trozos de piedra por todas partes… Y la montaña sigue allí moviéndose cómo… cómo…
—“¡Griiiiiberg!”. (¡¿Qué eres?!).
No oye los gritos de nadie… busca. Hay piedras y muchas cosas tiradas alrededor. Nada estaba así antes. Antes del humo…
Los otros como “éls”… ya no los ve. Hay uno, pero le ha pasado eso de ya no moverse más. Se… ¿acuerda? de aquellos a los que les pasó eso intentando comer de la comida que disparaba. Éste está separado en partes entre las piedras.
Busca más… y de repente empiezan a caer cosas rojas y brillantes desde el cielo. Las cosas que caen rompen cosas debajo de ellas… ¿él también es una cosa?
Corre con todas sus fuerzas a ponerse debajo de algunas de las piedras que ya no son casas. Bajo ella… se para. Su cuerpo no cabe bien, así que se hace más pequeño.
Ahora su cara está cerca de sus… ¿rodillas? Huele raro… sus rodillas huelen a…. ¿quemado? No es agradable.
Deja de llover fuego pesado. Sigue debajo de la piedra hasta salir. Se asoma despacio. La montaña sigue ahí. Sigue moviéndose.
—“¡Griiiiiberg!”. (¡¿Qué eres?!). —grita. Le gustaría… le gustaría no estar gritando solo.
Puede acercarse a la montaña. Es grande. Hace muchas cosas. Quiere ir. Va.
Algo le sujeta del pie. Es una mano quemada. Es la mano del como él que le enseñó a decir “Shhh”. Su cuerpo está casi entero bajo una piedra grande.
Lo mira.
—“Beehg”. (Vente a la montaña). —le grita bajito, recordando que si lo hace alto le moverá la cara.
—“Gaairg”. (¿¿??). —responde flojo… no como cuando chilla bajo adrede… es distinto… como si saliera poco chillido.
¿Querrá que lo... “ayude”?
Lo agarra de un brazo con su única mano. ¡Ha perdido la otra del todo! Tira. Es muy difícil moverlo. Tira.
—“Gaairg”. (¿¿??). —repite el otro.
Tira.
—“Fiiiiiig”. (¿¿??).
Tira.
—“Yaaaad”. (¿¿??).
Con ruidos viscosos y crujidos el cuerpo del otro va saliendo de debajo de las piedras. Sólo el cuerpo. Donde antes tenía más cuerpo que acababa en piernas ahora tiene una cosa blanca y alargada muy fina que le sale de dentro, y carnes que cuelgan del agujero.
—“Reeeear, bieeeel”. (¡Ya está!, vámonos a la montaña).
Empieza a andar. Algo le sujeta del pie. Vuelve a ser la mano de ese como él.
—“¡Bureeeeea!”. (¿¿??) —el otro chilla un poquito. ¿Debería moverle la cara él esta vez?
Lo vuelve a mirar. Hace gestos con los brazos hacia la montaña.
—“¡Guragg!”. (¡Puede haber comida en la montaña!). —grita un poco más alto.
Vuelve a andar hacia la montaña. Oye las manos del otro corretear rápido hasta alcanzarlo y lo vuelven a agarrar del pie.
—“¡Guiiiiiii!, ¡shhh!”. (¿¿??). —El como él lo retiene con una mano mientras con la otra se tapa la boca y vuelve a hacer gestos hacia la montaña que se mueve… Luego hace gestos hacia la dirección contraria.
No… ¿no quiere ir a la montaña? ¡Pero la montaña está ahí! ¡Es una cosa!
—“Yaaaaaa”. (¡La montaña es una cosa!). —vuelve a… decir… en vez de chillar.
—“Guiiiiii” (¿¿??).
Se queda quieto. Quiere ir a la montaña… pero quiere… quiere estar con otros como “éls”. ¿Qué le pasa al otro?
Prueba. Prueba a caminar en la dirección contraria. El otro hace un ruido sin llegar a abrir la boca y empieza a moverse a su lado, agitando los brazos muy rápido para seguirlo.
Ya no lo sujeta más del pie. ¿Por qué no quiere ir a la montaña y el humo que son la misma cosa?



La comida se les vuelve a escapar entre los árboles. El otro como él es muy lento cuando hay que ir rápido y sus manos se están llenando de marcas. Podría… ayudarlo. Se fija en él. Se quedan fijándose el uno en el otro. Lo toma por un brazo y se lo sube encima.
El como él profiere un ruido de nuevo sin abrir la boca y se… ¿abraza? a su espalda. Juntos, se meten en el bosque a ver si pueden reencontrar la comida…

No hay comentarios:

Publicar un comentario